5 habilidades de negociación para ayudarlo a cerrar su próximo trato

Quick Links

¿Qué tienen en común comprar bienes, discutir las tareas diarias con los niños y contratar a un freelancer ?

Puede que no te des cuenta inmediatamente, pero cada una de estas interacciones es, a su manera, una forma de negociación.

Sí, la negociación no se limita a comprar un auto o hablar con un secuestrador. La verdad es que la mayoría de las interacciones que tenemos todos los días pueden considerarse una negociación.

La negociación suele definirse como un método por el cual las personas resuelven sus diferencias. Su objetivo final es que ambas partes lleguen a un compromiso o acuerdo en el que todos se beneficien.

Si está buscando mejorar sus habilidades de comunicación o se está preparando para una en el corto plazo, deberá tener una mejor comprensión de lo que implica una negociación, así como las habilidades adicionales que necesitará para llevarla a cabo.

Siga leyendo para conocer las habilidades de negociación que necesitará para sellar su próximo trato.

Etapas de Negociación

Para empezar, conocer las diferentes etapas involucradas en una negociación sería de gran ayuda, especialmente si puede implementar cada etapa correctamente.

Preparación

La preparación es esencial para cualquier gran esfuerzo, especialmente cuando se trata de negociación. Es demasiado arriesgado llegar a una negociación sin estar preparado, no solo por la probabilidad de fracaso, sino también por las implicaciones que puede tener en su reputación.

Antes de llegar a una negociación, asegúrese de entender claramente cuándo y dónde se llevará a cabo la reunión. ¿Será presencial o vía Zoom? Si es así, ¿a qué hora será la reunión?

Asegúrese de hacer su tarea también obteniendo una comprensión clara de los hechos pertinentes a la negociación de antemano. Esto te ayudará a defender mucho mejor tu posición, además de asegurarte de que sabes de qué estás hablando y cuáles serán las consecuencias de tu posición.

Discusión

Esta es la parte donde tiene lugar la negociación real. Es la parte en la que ambas partes dan sus cartas, escuchan los argumentos del otro y finalmente llegan a un acuerdo.

Vale la pena señalar que la etapa de discusión no se trata solo de hablar. Para que la negociación sea un éxito, ambas partes deben escuchar activamente los puntos del otro, hacer las preguntas más importantes y, lo que es más importante, hacer las aclaraciones necesarias si algo no está claro.

Tenga en cuenta que se supone que las negociaciones son una calle de doble sentido, así que trate de no concentrarse demasiado en lo que quiere decir, sino que también dé a la otra parte la oportunidad de presentar su punto de vista.

Escuche activamente lo que tienen que decir porque cuanto más entiendan ambas partes los puntos clave de la discusión, más rápido será resolver cualquier impasse que pueda existir.

Aclaración de Metas

Es seguro decir que la aclaración es crucial en cualquier proceso de negociación. Sin él, pueden ocurrir más malentendidos que luego pueden conducir a complicaciones que pueden empeorar las cosas.

La aclaración es clave para establecer un terreno común porque esta es la etapa en la que se examinan más a fondo los objetivos, intereses y puntos de vista de ambas partes.

Negociar hacia un resultado de ganar-ganar

Encontrar una manera de beneficiarse de un trato es de lo que se trata llevar a cabo una negociación. Sin embargo, es importante no considerar las necesidades de la otra parte además de las propias.

Cuando estás sentado en la mesa de negociaciones, la mentalidad debe ser que ambas partes obtengan algo positivo, por lo que ambas partes también deben recibir la debida consideración. Asegúrese de hacer preguntas para obtener una comprensión clara de lo que busca la otra parte. Si sabe que están lidiando con un problema específico, dígales cómo puede ser parte de la solución.

Idealmente, un resultado de ganar-ganar es por lo que todos deberían esforzarse. Si bien esto puede no ser siempre posible en todas las situaciones, debería ser, como mínimo, el objetivo final de la negociación.

Convenio

Una vez que se han considerado los puntos de vista y las opiniones de todos, el siguiente paso es llegar a un acuerdo.

Por simple que parezca, llegar a un acuerdo en realidad tiende a ser lo más difícil. Esto se debe a que, para llegar a un acuerdo, todas las partes involucradas deben estar dispuestas a comprometerse.

Si una o ambas partes se niegan a ceder a las propuestas de la otra parte, llegar a un acuerdo puede llevar tiempo, por lo que debe mantener la mente abierta antes de llegar a esta etapa.

Después de que se haya tomado una decisión, asegúrese de entender lo que se acordó porque dictará su próximo curso de acción.

Llegar a un acuerdo es, de alguna manera, una forma de construir relaciones. No querrías arruinar esa relación aceptando algo que no está claro, ¿verdad?

Implementación de un curso de acción

La última etapa, que es la culminación de todo el proceso de negociación, es la implementación de un curso de acción basado en la decisión que se tomó.

Aquí es donde la planificación estratégica y la planificación de la acción entran en escena. Si negoció un trato con un cliente de redes sociales, por ejemplo, esta es la parte en la que ambos comenzarán a ejecutar lo que acordaron en términos de la cantidad de publicaciones que publicarán por semana o el tiempo que necesidad de publicarlos, entre otros.

Habilidades de negociación imprescindibles

Conocer las diferentes etapas de la negociación puede marcar una gran diferencia, pero si va a convertirse en un negociador eficaz, debe poseer las siguientes habilidades.

Análisis de problemas para identificar intereses y metas

El análisis de problemas es crucial para cada negociación. Tener una comprensión clara de los problemas que enfrenta, las partes involucradas y el resultado que todos esperan es perjudicial para una negociación efectiva.

Un buen ejemplo de esto sería una negociación de contrato entre un atleta y su equipo donde las fuentes comunes de desacuerdo son el salario, la reubicación y la duración del contrato .

En tal situación, se puede llegar fácilmente a un compromiso si ambas partes están de acuerdo en que estos problemas son las razones del estancamiento. Este entendimiento común los ayudará a encontrar soluciones que beneficien a ambas partes.

Escucha activa

Para convertirse en un negociador eficaz, debe convertirse en un mejor oyente. La escucha activa le permite hacer más que solo escuchar las palabras que la otra parte tiene que decir. Cuando está en una negociación, desea escuchar para comprender en lugar de escuchar únicamente por el mismo motivo de responder.

Los buenos oyentes activos suelen incluir las siguientes cosas

  • Paciencia
  • No ser crítico
  • Contacto visual
  • Hacer preguntas relevantes
  • Resumir puntos importantes

La escucha activa no solo le mostrará a la otra parte que está realmente comprometido, sino que también garantizará que obtenga toda la información que necesita.

Inteligencia emocional

Seamos honestos. Las negociaciones, sobre todo las más intensas, suelen volverse emocionales, algo que también provoca su ruina.

Un buen negociador sabe cómo controlar sus emociones porque sabe muy bien que dejar que las emociones dominen conducirá a resultados desfavorables. Es por esto que tener una alta inteligencia emocional es fundamental.

La inteligencia emocional incluye las siguientes tres cosas:

  • Conciencia de sí mismo
  • Habilidades sociales
  • Autorregulación
  • Motivación
  • Empatía.

Cuando la mayoría de las personas escuchan el término inteligencia emocional, inmediatamente piensan en las relaciones románticas.

Claro, una negociación no es lo mismo que una relación, pero hay algunas similitudes. Por ejemplo: si está en medio de un divorcio y se siente frustrado por el tiempo y el dinero que le ha costado el procedimiento, puede estar dispuesto a aceptar cualquier acuerdo propuesto, incluso si no le beneficia mucho porque solo quieres que todo termine.

La estrategia anterior no sería una decisión inteligente en un divorcio, y tampoco es una buena idea para sus negociaciones comerciales. Si piensa con claridad y no permite que las emociones nublen su juicio, es probable que espere hasta que esté satisfecho con la propuesta de la otra parte.

decisión

La buena toma de decisiones es una de las características de un buen líder y negociador. La capacidad de actuar con decisión durante una negociación no es algo que encontrará en la mayoría de las personas porque implica coraje y responsabilidad para tomar decisiones tan importantes.

Por eso es importante entender claramente cada faceta de la negociación porque le dará la confianza para tomar estas decisiones críticas sin preocuparse por las posibles consecuencias.

Asertividad

No hay duda de que la confianza es esencial cuando se llega a una mesa de negociación. Debe poder respaldar sus afirmaciones y defender lo que cree de una manera positiva, que es de lo que se trata la asertividad.

Hay una gran diferencia entre expresar su punto de vista con calma y profesionalidad en comparación con forzar la situación y ofender a la otra parte.

Con asertividad, puede ser seguro e imponente sin parecer arrogante y prepotente, algo que debe poseer un buen negociador.

Pensamientos finales

Negociar nunca es fácil, especialmente si se trata de un trabajo o dinero. Se necesita una persona con excelentes habilidades de negociación para lograr sus objetivos y construir mejores relaciones con la otra parte involucrada aprendiendo cómo comunicarse y comprometerse de manera efectiva.

Ahora que sabe lo que necesita hacer, es hora de dirigirse a su próxima negociación con confianza.